[vc_row full_width=”stretch_row_content_no_spaces”][vc_column][vc_single_image image=”868″ img_size=”full” alignment=”center” style=”vc_box_rounded”][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_custom_heading text=”Tratamiento Facial – Getplasma Ionizado” use_theme_fonts=”yes”][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]

Blefaroplastia no quirúrgica

El sistema PLEXR es un tratamiento que, a través de un láser de plasma, está indicado especialmente para el envejecimiento y la caída de los párpados (blefaroplastia no ablativa); así nos permite tratar el exceso de piel y las arrugas perioculares.

Asi mismo se puede tratar como lifting epidérmico de cara y cuerpo; corrige las arrugas del “código de barras”; sirve para extraer fibromas, nevus, verrugas, queloides, xantelasmas, queratosis. Y para tratar cicatrices post acné, estrías y discromías.

Aplicaciones, zonas, tratamiento y efectos

Es un sistema de sublimación de los tejidos tratados sin causar daño al tejido circundante. Esta técnica permite tratar zonas ultrasensibles sin causar cicatrices ni hiperpigmentaciones. Además, a diferencia del electrobisturí o del láser, no se produce daño térmico a la dermis.

Es una técnica muy dinámica y personalizada que permite al médico estético ir diseñando la retracción palpebral a medida que avanza el tratamiento, el cual se puede ir haciendo en varias sesiones espaciadas en un mes entre una y otra, hasta conseguir el resultado óptimo.

Es un dispositivo médico-quirúrgico, para la cirugía no ablativa. Utiliza el cuarto estado de la materia, el plasma (gas atmosférico ionizado) para sublimar (paso de sólido a gas) el tejido tratado, la epidermis.

Esta es una práctica no invasiva, sin derramamiento de sangre, fiable, muy segura, fácil de manejar y libre de riesgo, tanto para el paciente como para el médico.

Muy versátil, con una gran cantidad de aplicaciones clínicas (blefaroplastia; extirpación de neoformaciones benignas dermatológicas como verrugas, fibromas, cuernos cutáneos, xantelasmas; eliminación de discromías; tatuajes; estrías; cicatrices; acné; tratamiento de arrugas periorbiculares y patas de gallo.

Es un procedimiento rápido y seguro al que sigue un edema o inflamación transitorio y la aparición de pequeñas costritas de medio milímetro que caen en los tres a siete días posteriores; lo que permite desde el primer día hacer una vida normal.

Además de la blefaroplastia no quirúrgica, esta indicado en:

  • Lifting epidérmico de cara y cuerpo.
  • Extracción de fibromas, nevus, verrugas, queloides, xantelasmas y queratosis.
  • Remodelación de tatuajes de cualquier color.
  • Corrección de cicatrices post acné.
  • Tratamiento de estrías periumbilicales, adminales etc.
  • Lifting del ombligo.
  • Tratamiento de acné activo.
  • Discromias, manchas hipo o hiperpigmentadas en cualquier localización.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]